Arte contemporáneo | Revista .925 Artes y Diseño | Página 6

Revista de la Facultad de Artes y Diseño plantel Taxco

Tag archive

Arte contemporáneo - page 6

De lo terrenal a lo espiritual

CUT De lo terrenal a lo espiritual BN

Por Saúl Sandoval Villanueva.

Con motivo de la exposición “De lo terrenal a lo espiritual: el arte de los ejercicios de Ignacio de Loyola”, organizada por el departamento de Arte de la Universidad Iberoamericana de la Ciudad de México, fueron invitados algunos estudiante de la Facultad de Artes y Diseño de la UNAM, Plantel Taxco, Guerrero, para presentar una exposición de cuatro propuestas de ejercicios. El grupo que se encargó de la conceptualización y manufactura y estuvo conformado por los alumnos de la asignatura de Proyectos Interdisciplinarios de la Licenciatura en Artes Visuales y de la asignatura de Intervención y Entorno I, correspondiente a la Licenciatura en Arte y Diseño.

Las propuestas presentadas transitan entre lo auditivo, lo visual y lo escultórico, con el objetivo de que el espectador logre experimentar, mediante objetos simbólicos, algunas de las reflexiones surgidas de los ejercicios de Ignacio de Loyola.

La primera pieza Atempoimpersonalizador está concentrada en dirigir al espectador hacia una comprensión del tiempo como un valor escaso. De acuerdo con lo anterior, un cúmulo de imágenes proyectadas dentro de un cubo blanco muestra al tiempo controlado, cuantificado y sumergido en una línea donde todo está medido; al interior del cubo, algunos espejos, pegados en su pared frontal, confrontan al asistente, en el momento en el que éste puede contemplar el reflejo de las imágenes y su imagen propia, generando, así, un juego visual de luces que le invitan a pensar que el espíritu no tiene un tiempo definido, ni ningún tipo de ataduras; es un momento en donde se hace posible ser más de lo que se es.

De lo terrenal a lo espiritual BN

Por otra parte, Incubus es una pieza donde se presenta una torre de cajas como símbolo de la simpleza cuyo discurso está centrado en el viaje interior que se genera con la introspección (construir y deconstruir los prejuicios). En esta propuesta, la luz, sinónimo de iluminación, es presentada por medio de un contraste con la obscuridad. Dentro de la torre se encuentra un dispositivo de sensor de luz que genera una función invertida. En este sentido, cuando alguien entra en ella la luz se apaga generando con su ausencia, y a través del aislamiento del sonido, la posibilidad de que una puerta se abra hacia un viaje espiritual.

La confrontación con la realidad, otro de los aspectos planteados en los ejercicios de San Ignacio de Loyola, se manifiesta a través de la pieza Equilibrio Inerte donde dos castillos de construcción generan un juego a partir de un conjunto de poleas. Tal juego representa la dureza, la violencia y la tensión que puede generar una dualidad establecida entre ricos y pobres. Con este ejercicio se puede identificar un equilibrio carente de vida.

Finalmente, la pieza Anulando el Tumulto es un trabajo auditivo compuesto por una serie de cojines que sitúan al receptor (a manera de invitación) en un espacio en donde se está en la posibilidad de entrar en un estado de meditación. De esta manera, por medio de unos audífonos, el espectador puede escuchar una grabación de dos minutos compuesta por una serie de frases, tomadas de párrafos de algunos filósofos, literatos o pensadores, que se enciman paulatinamente, generando un caótico mosaico sonoro.ParticipantesLa exposición permaneció abierta hasta el 30 de enero de 2015, en la Galería Andrea Pozzo de la Universidad Iberoamericana, en la Ciudad de México. Prolongación Paseo de la Reforma 880, Lomas de Santa Fe.

(Publicado el 25 de noviembre de 2014)

El ser digital

CUT varela 2

Por Fernando Varela Cisneros.

¿En qué momento nos convertimos en seres digitales? Esta es una de las preguntas que ha estado en mi cabeza desde hace algún tiempo y conforme éste pasa me siento más confundido. Es probable que en este texto surjan más dudas que respuestas al respecto puesto que el ser digital conlleva a asumir que la vida, como yo la conocía, ha cambiado y que tal proceso de alguna forma se ha llevado a cabo sin darme cuenta.

Empezaré por hacer algunas consideraciones sobre el momento en el cual, considero, nos ha tocado vivir y que por la rapidez con la que los cambios han sucedido, es probable que ni siquiera nos hayamos percatado de este proceso de digitalización y del estado actual de la sociedad.

Multimedia, interactividad, virtualidad e inmersión son términos que he venido escuchando desde hace algún tiempo, sin embargo creo que no nos hemos detenido a reflexionar lo suficiente sobre su significado y mucho menos sobre lo que implica su uso en la vida diaria.varela 1Es probable que ninguno de estos términos nos diga algo por sí solo, pero en conjunto son parte de la tecnología que acompaña a nuestro tiempo, a nuestra vida. No hace mucho que las comunicaciones y las relaciones entre los seres humanos funcionaban de una manera convencional, el tiempo y el espacio eran conceptos que en cierta medida podíamos manejar, las cosas estaban sujetas a formas tradicionales de comunicarse. Con respecto a lo anterior, tenemos pues que en la comunicación es en donde las tecnologías han venido a incidir cambiando nuestro entorno, hace mucho el mundo era tan pequeño que resultaba posible notar las fronteras, nuestra tecnología hasta ese entonces constaba de herramientas que nos apoyaban en nuestro quehacer diario y eran sólo eso, herramientas. Actualmente se han transformado y se han arraigado tanto a nuestra vida que prácticamente resulta imposible prescindir de ellas.varela 2Considero fundamental empezar a comprender al ser digital identificando conceptos esenciales, tales como la interactividad, que deviene del uso de las tecnologías digitales y que se hace presente como uno de los conceptos mas importantes, ya que por medio de ella podemos establecer el contacto con lo que queremos ver, escuchar, leer a tal grado que podríamos, incluso, definirla como el pilar de la tecnología digital.

La interactividad es la que nos permite elegir, colaborar y modificar toda aquella información que se nos presenta. Nos permite, asimismo, relacionarnos de una forma más directa y veloz con nuestro entorno digital. Sin embargo, la interactividad ya formaba parte de nuestra vida sólo que no era tan clara ni dinámica, ni se sabía del grado que mantenía al momento de cambiar nuestra forma de ver y relacionarnos con la sociedad.

Hasta no hace mucho todavía teníamos la visión de una perspectiva audiovisual, veíamos a distancia, tocábamos y oíamos a distancia, nuestro tiempo y espacio formaba parte de una tradición que por años nos funcionó para comprender nuestra historia, el proceso de recepción y retroalimentación de la comunicación, no era del todo inmediato, conseguimos, en algún momento de los primeros años de este siglo, cambiar esta perspectiva por otra con características completamente diferentes. En otras palabra, ahora podemos ver, oír, tocar, interactuar con la sociedad de manera inmediata, con esto quiero decir que nuestros sentidos se han extendido y el mundo se ha vuelto tan pequeño que podría decirse que cabe en la palma de la mano. Esto último, considerando que con la aparición del Smartphone el acceso a él se lleva a cabo a través de un dispositivo móvil. Una perspectiva en tiempo real en la que la inmediatez con la que interactúo hace que la información que se me presenta pueda ser modificada manipulada y vuelta a ser transmitida y aunque la considero importante, sin embargo, me produce una sensación de incertidumbre en tanto mucha de esta información, alterada en mayor o menor medida, no me resulta del todo suficiente para comprender del todo mi entorno social, es probable que muchas de estos datos no resulten ser de relevancia o que en muchos de los casos la información no sea del todo confiable, real o verídica. En relación con lo antes planteado surgen pues otra serie de preguntas:

¿En qué momento pasamos de ser análogos y nos convertimos en seres digitales? , ¿En qué momento mi vida privada se volvió pública?

Son estas preguntas, entre muchas otras, las que me surgen a partir de reconocer mi inserción a la cultura del consumismo digital, es decir, en el momento en el que compré mi primer Smartphone y me di de alta en diversas redes sociales cambio mi visión del mundo, aquella que tenía o que pensaba tener. Ahora, desde mi dispositivo móvil puedo interactuar y acceder a cualquier tipo de información, transformar y distribuir cualquier tipo de datos.

¿Esto me hace ser más digital? ¿Me hace un ser contemporáneo? ¿Me hace un ser más informado y colaborativo socialmente?

Por supuesto que no. Considero que el ser digital no sólo incluye a los dispositivos digitales que tengo a mi alcance para hacer la vida más colaborativa e informada, el ser digital constituye un cambio radical en la forma de pensar y de ver el mundo. Asumir que dichos cambios actualmente no son del todo claros, es fundamental. Resulta necesario pues hacer una reflexión que analicé y evalué a la cultura antigua y a la actual para observar cuáles conceptos han cambiado o evolucionado, en tanto existe el hecho de que antes pensaba en perspectiva mientras que ahora lo hago en inmersión, antes en objeto ahora en un proceso, antes en recepción ahora en una negociación, conceptos que implican que se tenga considerado establecer una distinción entre dos culturas. Sólo al conseguirse podría entonces llegarse a una reflexión que nos permita tener una visión más cercana a la realidad.varela 3Sin embargo, todavía quedan algunas dudas más acerca del ser digital, ya que asumir una postura acerca del proceso es una condición que no sólo involucra una teoría de los medios, sino que resulta indispensable integrar gran parte de las actividades humanas en el análisis considerando que el estudio del ser digital no sólo compete a las comunicaciones sino que además, por su carácter multidisciplinario, compete a la economía, a la sociología, a la política y al diseño, por mencionar sólo a algunas de las disciplinas relacionadas con ellas. Si consideramos que toda actividad humana ha sufrido cambios a partir de la aparición de las tecnologías digitales, basta con recordar que no hace mucho tiempo algunos movimientos sociales se consolidaron a partir del uso de las redes sociales. Por medio de ellas se consiguieron establecer algunos mecanismos de colaboración e interacción entre los seres humanos. Con relación a lo anterior, si Mcluhan decía que el medio es el mensaje, entonces ahora nos queda por establecer, por medio de otra pregunta, lo siguiente: ¿El medio es el hardware mientras que el software es el mensaje?, quizá, en relación con tal pregunta, sea necesario considerar otro espacio para atender tal cuestión.

(Publicado el 25 de noviembre de 2014)

De cifras: juventud, arte y seguridad

juventud arte y seguridad

Por Saúl Sandoval Villanueva.

En 2012 el presupuesto federal total destinado a la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) fue veinte veces mayor al otorgado al Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CONACULTA) y suponiendo que éste se sume con el presupuesto para proyectos de ampliaciones culturales estatales, serían la quinta parte de la SSP. Ese mismo año se hizo una campaña nacional para promover la equidad de género y aún así el monto destinado al de la Secretaría de Seguridad fue casi cuatro veces mayor. Y aunque en el país el deporte nacional sea el fútbol, el dinero que se destina a la promoción e infraestructura del deporte en general apenas alcanza el diez por ciento de la cifra para seguridad.

juventud arte y seguridad
Son más comunes los temas que se relacionan con la inseguridad que de los fomentos constructivos hacia este sector social.

A diferencia de lo que se destinó al desarrollo de los jóvenes, -dos veces y medio mayor al de la SSP- en la realidad lució por su invisibilidad operativa, pues son más comunes los temas que se relacionan con la inseguridad que de los fomentos constructivos hacia este relevante sector social. Incluso la seguridad misma se encarga del desprestigio de la juventud donde en algunos casos se potencializa la criminalización por el simple hecho de ser jóven. Basta echar un vistazo al presupuesto de egresos de la federación para el ejercicio fiscal 2012, donde existen una serie de capítulos, artículos y anexos en un decreto que pretende demostrar la eficiencia presupuestal federal en conjuntos de cantidades mediáticas, ridículamente indescifrables e impronunciables.

Que los tópicos en la sociedad involucren el tema de la inseguridad es algo tan normal y tan común que ya no se presta a la reflexión sobre estas problemáticas que ya son dadas por antonomasia, está por demás analizarlas colectivamente. En pocas ocasiones la sociedad civil está dispuesta a resolver este asunto por si misma. Quizá por esta razón sea más común ver por las calles a polícias de todas las instancias posibles que jóvenes con pinceles, gubias o pinturas. Y es tan mediático el tema de la inseguridad que si por alguna razón a algunos de estos jóvenes les sobreviene la ocurrencia de manifestarse con aerosol sobre cualquier superficie, ¡cuidado!, esa expresión es tan ilegal que lo más probable es que ese individuo sea etiquetado como un presunto delincuente potencial.

(Publicado el 30 de mayo de 2014)

Fuente de consulta:

1 4 5 6
ir al inicio