Febrero 2017

Cartel_RostrosdePlumasPor medio de sus registros fotográficos, el arquitecto y fotógrafo José Luis Rogel Luna pone ante nuestros ojos Rostros y Plumas entre atmósferas que emergen de los empedrados calizos sobre los que se asienta el Ixcateopan de Cuauhtémoc. Nos muestra, desde variados y originales encuadres, expresiones visuales surgiendo de entre los peregrinos y turistas nacionales y extranjeros, que –en busca del reconocimiento de la otredad y de experiencias exóticas– se congregan para participar del culto que, a manera de homenaje y tributo –tanto al descubrimiento como al entierro, y que aunque resulte polémico el hecho (Johnson, 2014)–, año con año, se le rinde al último tlatoani azteca –hijo de Ahuizótl y descendiente de un gran linaje mexica– en el poblado considerado en estos días como la cuna de la mexicanidad.

Sin importar la polémica, disparada por la duda que gira alrededor de la autenticidad de los restos óseos, el mito, y el efecto venido de él, se ve perpetuado, plasmando su huella en el imaginario colectivo; manifestándose, en términos simbólicos, a través de prácticas performativas en torno al santuario que se ha convertido ya en una ruta de peregrinaje y turismo nacional e internacional, constituyéndose con ello, entre sus pobladores y quienes participan de ellas, una identidad tan compacta como la del mármol.

Las expresiones registradas por Rogel nos sumergen de manera directa en la celebración –cuyos orígenes se anclan a las expresiones de los ahuileros durante la efectuación del carnaval en muchos poblados del norte de Guerrero (Johnson, 2014: 127[1])– dejándonos ver todo rasgo significativo correspondiente al movimiento neoazteca. En este sentido, por medio de las imágenes capturadas por su lente, el autor nos muestra impresiones dotadas de sentimientos de fe y de creencias ataviadas –haciendo uso de variados estilos– con vestuarios adornados, lujosos o modestos; tocados espectaculares; escudos emplumados; collares bordados con chaquira y taparrabos; ropa de manta con cintas coloridas y calzado de cuero; tobilleras de conchas y semillas que tañéndose entre ellas desfilan y se integran con los rítmicos sonidos de los tambores…, y, de entre los contrastes de las luces y las sombras, de la lente del artista las águilas surgen con sus rostros pintados mostrándonos sus múltiples diseños.

De Ixcateopan, cuna de la mexicanidad, Rogel Luna nos regala sus imágenes que encapsuladas en su lente recuperan, reinterpretados, aspectos culturales ligados a un pasado prehispánico. Con ello, el artista deja nuevos vestigios que nos hereda como otra parte de nuestro patrimonio, congelando los performances conmemorativos que nos revela a Ixcateopan a través de una actividad corpórea protagonizada por concheros y aztecas que –entre el humo del incienso, tambores y sonajas, y de acuerdo con Johnson– honran a quien se le debe la heroica defensa de México Tenochtitlan.

Prof. Carlos Alberto Salgado Romero
FAD UNAM Taxco

[1] Johnson, Anne W., (2014). “El poder de los huesos: peregrinaje e identidad en Ixcateopan de Cuauhtémoc, Guerrero” en: Anales de Antropología, Vol. 48, no. 2, pp. 119 – 149.

Banner_RostrosdePlumas

Fotografías: José Luis Rogel Luna
Diseño: Eduardo Álvarez del Castillo Sanchez