Junio de 2016

En la localidad de Taxco se han erigido diversos templos a lo largo de prolongados siglos de asentamientos humanos, sin duda, una forma de expresión de la fe cristiana de los pobladores. Estos templos responden a diversas características constructivas: algunos son espaciosos, otros reducidos, aquellos de rica ornamentación, otros más de profunda sobriedad.

templosdetaxco_cartel

De entre todos ellos, es imposible saltar la vista y evitar señalar a la Parroquia de Santa Prisca, auténtica perla arquitectónica de espléndidas características a todas luces

Una de las razones que dan origen a este serie es precisamente esa: a través de un recorrido fotográfico de la zona urbana de Taxco revisar y dar cuenta de otras sedes en donde la fe de los taxqueños se manifiesta.

Se han elegido en esta serie fotográfica a algunos templos asentados en la zona urbana de Taxco –es pertinente la aclaración de que esta serie no ha pretendido ser excluyente, sino que, es un recorrido parcial y en construcción de la totalidad de los templos levantados en esta localidad– para ubicarlos y reconocerlos, exponer sus características y particularidades, poniendo de relieve sus características históricas y morfológicas.

El registro conformado por estas imágenes se compone de dos fases: tanto la descripción visual de la fachada principal de cada templo, como los detalles y característicos de cada edificio. Para llevar a cabo esta tarea se ha tomado como herramienta fundamental a la fotografía digital, además del software de edición de imágenes para el ensamble –lo más perfecto posible– de series de dos o tres fotografías.

Cientos de fotógrafos han pisado Taxco y se han apropiado de las pintorescas imágenes de sus calles, desde las visitas de Hugo Brehme, Charles B. White o Luis Márquez Romay –entre muchos otros– a principios del siglo XX cargados con pesadas cámaras de cajón y óptica rudimentaria quienes realizaron lentas exposiciones; pasando por aquellos viajeros acaudalados equipados con cámaras de 35 mm y rollos de película quienes, a mediados del siglo XX, descubrieron la existencia de una pequeña población minera enclavada en la zona norte del Estado de Guerrero, de camino al opulento puerto de Acapulco; hasta los actuales, nerviosos y fugaces turistas acompañados de teléfonos más inteligentes que los usuarios y bastones para acoplarlos y testimoniar a los cuatro vientos en las voraces redes sociales, la efímera estancia en el centenario Tlachco.

Prof. Eduardo Álvarez del Castillo Sánchez
FAD Taxco – UNAM

Banner Templos de Taxco