Revistas | Revista .925 Artes y Diseño

Revista de la Facultad de Artes y Diseño plantel Taxco

Tag archive

Revistas

Información con carácter distributivo

contenidos

Por Eduardo A. Álvarez del Castillo.

Los medios editoriales han dejado atrás las fórmulas de antaño, la rigidez ha abandonado sus páginas y nuevas estructuras de navegación de la información han tomado predominio: información sintetizada, con profusión de datos, cifras y cuadros de texto, relación con otros medios (primordialmente digitales), vistosos llamados a interiores, infografías –un género informativo en franco ascenso–, etcétera, habitan ya sus páginas. La cercanía de los lectores-usuarios con los medios digitales –principalmente el internet– les ha obligado alejarse de una actitud pasiva ante la información, los lectores-usuarios ya son parte de ella, colaboran en su generación y se han convertido en una dinámica contraparte que balancea la ecuación informativa.

Para tales efectos muchas de las oficinas de redacción de los medios editoriales se han reducido en número y modificado en perfil de quienes las conforman, es decir, se ha limitado la cantidad de personas encargadas del diseño y del periodismo, y en algunos casos se solicita que los individuos cubran diversos roles dentro de la actividad diaria: reportero/fotógrafo, infografista/ilustrador o bien programador/diseñador.

La necesidad e inquietud de contar historias, de indagar, de investigar, no va a desaparecer, eso es inobjetable. Por tanto, en lo que respecta a la distribución de la información en el futuro, el hecho más relevante radica en identificar tres factores determinantes: el avance tecnológico, el auge de los dispositivos móviles y la avidez por la información.

Para ser más explícito en el término información, se debe hacer la siguiente anotación: los medios editoriales no deben perder su “olfato” de investigación y de recopilación para acopiar cierta cantidad de datos fruto de sus investigaciones, aquí reside como se ha anotado anteriormente la valía del editor. En este punto cabe diferenciar dicha “información” y jerarquizarla para identificar aquello que se debe compartir y difundir de inmediato, y a la vez diferenciar aquella otra que nadie, es decir, ningún otro medio posee, por lo tanto, se convierte en información exclusiva, aquella que distingue a una casa editorial de otras.

De tal manera, el fruto de la investigación: la información, ahora debe tener un carácter distributivo, es decir, los medios convencionales de comunicación editorial eran “lineales; de un sólo sentido, ahora los medios deben considerar que el nuevo modelo informativo debe ser distributivo. Actualmente existen tan novedosos como considerables nichos de mercado (targets) y numerosas plataformas tecnológicas de comunicación, también nuevas, el reto radica en abastecer oportuna y consistentemente de información a todas ellas (por esta razón es que los perfiles de los colaboradores de los medios ahora han de ser multidisciplinarios). Por ejemplo, los contenidos pueden llevarse en primera instancia al medio impreso, y en adición contemplar la cotidiana distribución hacia diversas posibilidades, tales como: sitios web, móviles (smartphones) y tabletas a través de diversas aplicaciones (conocidas como apps[1]).

Los medios deben considerar que el nuevo modelo informativo debe ser distributivo. El pensamiento de los equipos editoriales de la actualidad debe ser amplio, incluyente, atrevido y versátil ante los constantes cambios tecnológicos.
Los medios deben considerar que el nuevo modelo informativo debe ser distributivo. El pensamiento de los equipos editoriales de la actualidad debe ser amplio, incluyente, atrevido y versátil ante los constantes cambios tecnológicos.

Para ahondar en esta materia, se deben asentar dos puntos específicos en lo que concierne a las características de la información en los medios, identificándola como on line y off line. Como componente primordial de la información on line estará su carácter de inmediatez, de abundancia informativa y de alcance global. En contraparte la información off line deberá ser reflexiva, profunda y especializada, con el consumo de tiempo que lógicamente implica su preparación, pero con el valor de contenido relevante que ha de significar para el lector. Por lo tanto, debe afirmarse que es fundamental que los medios editoriales sepan coordinar ambas líneas de trabajo informativo para distribuir información tan vigente como sea posible, así como contenidos atractivos y exclusivos para el lector-usuario.

Hoy por hoy, una publicación es mucho más que una publicación: es comunicación, es complicidad, es retroalimentación, es compartir experiencias y contemplar la posibilidad de ser incluyente favoreciendo a todos los seguidores de su propuesta editorial. Los modelos de comunicación editoriales del siglo XXI se complementan y se valen de todos los recursos posibles, esto es: más contenidos y más beneficios para el lector.

Así, el pensamiento de los equipos editoriales de la actualidad debe ser amplio, incluyente, atrevido y versátil ante los constantes cambios tecnológicos.

(Publicado el 6 de febrero de 2018)


[1] App es el acrónimo de la palabra en inglés: application, puede traducirse como “aplicación”, en el contexto de la informática. Su definición sería programa informático ligero (pequeño en su tamaño) descargable que permite unas funciones determinadas, normalmente diseñado para equipos móviles: celulares y tabletas.

Actualidad del mundo de las revistas

CUT magazines 05 B

Por Eduardo A. Álvarez del Castillo.

Las revistas hoy en día han cambiado significativamente con respecto a las maneras tradicionales usadas en otros momentos para configurarlas. Bajo ciertos criterios mercadológicos las revistas –y por ende las sellos editoriales– están actualmente siendo considerados y aplicados como “marcas”. En otras palabras, los conceptos relacionados con el oficio de editar revistas han ido cambiando desde sus cimientos y las funciones de las revistas se están ahora reenfocando hacia la proyección de una imagen, de una filosofía, de un conjunto de valores de tal forma que el modelo de negocio se ha vuelto mucho más complejo (Leslie, 2003). Sobre nuevos parámetros se definen ahora los contenidos a publicar, de la misma manera en que se determinan los que sirven para decidir a qué anunciantes contratar –¿está alineado el producto o el servicio con los contenidos de mi revista?–, y por supuesto, esta nueva vocación también genera un cambio al otro lado de la mesa de negociaciones: en el anunciante –¿Los valores que transmite mi producto van acorde con cierta publicación?, ¿Encaja mi propio branding con el de la revista?–, el personaje famoso –o producto– que aparecerá en la portada debe reflejar pertinentemente tanto la marca, como los valores que la revista posee. Por tales razones, los editores y diseñadores editoriales tendrán que convertirse en expertos en “marca”, un nuevo reto que afrontar.

magazines 05 B
Los editores y diseñadores editoriales tendrán que convertirse en expertos en “marca”, un nuevo reto que afrontar.

La segunda perspectiva que deseo mencionar está relacionada con la evolución y, sin duda, con el firme posicionamiento de las revistas customizadas (revistas a la medida) que evolucionaron partiendo de la compra de espacios publicitarios hasta conseguir llegar hasta donde se encuentran ahora por medio del cuestionamiento siguiente: “¿por qué no contar con mi propia revista?”. De esta forma, el anunciante puede transmitir –sin limitación alguna– todo tipo de mensajes a su público consumidor. Habría que apuntar aquí algunas consideraciones: el anunciante puede convertirse en el propio emisor de sus mensajes –su misión y su visión serán las líneas editoriales de la revista, algo de lo que ya se hizo mención líneas arriba. De acuerdo con lo anterior, la revista empezará a ser considerada –ahora sin cortapisas– como una marca, y cada vez menos como un medio de comunicación masivo. El anunciante-editor, en este sentido, podrá establecer con el consumidor-lector un vínculo de pertenencia e identidad como nunca antes se había logrado.Otro escenario que también se ha dispuesto tiene que ver con la aparición de la que se ha denominado como “microrrevista” (Jacovides, en Leslie, 2003). De acuerdo con esto, un segmento del mundo editorial está publicando revistas que no están interesadas en alcanzar la difusión masiva y cuyas características estéticas en términos de diseño radican en la pulcritud, en la estética, son iconoclastas, innovadoras y desafiantes. Elaboradas tanto bajo una vocación autogestiva, que parten del cuestionamiento “¿qué es realmente una revista?”. Esta categoría de revistas no está sujeta a las condicionantes del mercado ni de ningún tipo de convencionalismo, cuentan con poca publicidad y quizá su visión y el cuestionamiento del oficio son los aspectos que las colocan prácticamente como arte objeto, debido a las intrépidas propuestas hechas. Una tendencia autorreflexiva y en oposición –considero en lo personal- a la macro-tendencia mercadológica de las revistas customizadas.

(Publicado el 30 de septiembre de 2014)

Fuentes de consulta:

  • Leslie, J. (2000). Nuevo diseño de revistas. Barcelona, España. Gustavo Gili.
  • Leslie, J. (2003). Nuevo diseño de revistas 2. Barcelona, España. Gustavo Gili.

Análisis de las revistas

magazines 00

Por Eduardo A. Álvarez del Castillo.

La cercana aproximación de las revistas con el público lector radica en una segmentación muy fina del mercado de consumo, a manera de categorización, podemos anotar que existen tres grandes rubros donde agrupar a las revistas: Negocios, Noticias y Consumidores.

magazines 03
Existen tres grandes rubros donde agrupar a las revistas: Negocios, Noticias y Consumidores.

Las revistas de “negocios” están elaboradas para los miembros de una profesión o comunidad laboral con temas específicos del interés del gremio, los contenidos están elaborados por especialistas de esa colectividad, usualmente no están disponibles para todo el público, se obtienen a través de suscripciones o de distribución directa, y la publicidad que contienen está perfectamente focalizada. Su aparición puede ser mensual, bimestral o trimestral.

KONICA MINOLTA DIGITAL CAMERA
Su aparición puede ser mensual, bimestral o trimestral, entre otras muchas posibilidades.

Las revistas de “negocios” están elaboradas para los miembros de una profesión o comunidad laboral con temas específicos del interés del gremio, los contenidos están elaborados por especialistas de esa colectividad, usualmente no están disponibles para todo el público, se obtienen a través de suscripciones o de distribución directa, y la publicidad que contienen está perfectamente focalizada. Su aparición puede ser mensual, bimestral o trimestral. Las revistas de “noticias” están dirigidas a un amplio segmento de lectores, usualmente se publican semanalmente. Están elaboradas para ofrecer al usuario una sola fuente de consulta acerca de noticias, eventos y acontecimientos, los contenidos están creados por expertos y personalidades de prestigio, están disponibles en tiendas y también a través de suscripciones. La publicidad que muestran regularmente abarca un amplio espectro de anunciantes.

La tercer categoría son las revistas para “consumidores”, aquí se encuentra a la gran mayoría de la publicaciones y tienen como característica su alta especificidad de contenidos diseñados para determinados segmentos de la población. Su enfoque puede estar dirigido a casi cualquier tema, ocupación, pasatiempo, afición, etcétera que exista o pueda surgir. Como proyecto de mercadotecnia son apasionantes, pues las define un cerrado nicho de mercado encontrado por un experto en el ramo, ya sea externo o interno participante de él, conocedor de sus intereses y peculiaridades. Por lo anterior, el tipo de anunciante en ellas también ofrece productos y servicios particularizados para el tema.

(Publicado el 30 de mayo de 2014)

Fuentes de consulta:

  • Leslie, J. (2000). Nuevo diseño de revistas. Barcelona, España. Gustavo Gili.
  • Leslie, J. (2003). Nuevo diseño de revistas 2. Barcelona, España. Gustavo Gili.

¿Cómo se cocina una revista?

CUT Revistas 81

Por Eduardo A. Álvarez del Castillo.

Introducción o aperitivos
Los soportes editoriales pueden ser identificados de forma básica con un gran apartado que agrupa a los más representativos, a los más reconocidos, pero, primordialmente, a los que cuentan con características esenciales muy claramente diferenciadas: el libro, el periódico y la revista. Estos tres soportes configuran los cimientos sobre los que se sustenta el ámbito editorial, asimismo, es en ellos en donde las piezas del diseño despliegan sus capacidades. Cada uno de esos soportes posee características particulares y sus finalidades están muy claramente delimitadas.

Para comenzar brevemente a describirlos, habremos de iniciar con el libro, cuyo origen se remonta a la época en la que el ser humano ya había hecho conciencia de registrar sus posesiones, sus intercambios comerciales, sus leyes y normas, es decir, cuando ya estaba establecida la necesidad de documentar y preservar información de todo género. El libro, como lo conocemos, surgió en la época en la que se abandonó al papiro como soporte y se eligió al pergamino, pues éste presentaba ventajas mayores sobre el sustrato anterior y siglos más adelante el pergamino dio paso al papel. Uno de los beneficios más importantes que aportó la utilización del pergamino –además de resistencia, durabilidad y mayor facilidad que ofrecía a los escribas para su labor– fue obtener un formato muy cercano a lo que conocemos y utilizamos hoy en día, llamado codex –en singular– o códices –en plural–, “libros cuadrados” por su forma (Igüiníz, 1946)1 y que se convirtió en el antecedente directo del libro contemporáneo.

El proceso a través del cual el libro dejó de ser una pieza artesanal, de lenta confección y de extensos tiempos de producción, es sin duda, la invención de la impresión con tipos móviles fundidos con una aleación de plomo, estaño y antimonio –adjudicada a Johannes Gutenberg, después del año 1450– (Zappaterra, 2008)2, sin embargo, este artificio aun tardó varios años en ser perfeccionado para producir impresos de calidad a costos razonables y dentro de plazos adecuados. Una vez alcanzado el perfeccionamiento de la imprenta, y además de la difusión y producción del papel en Europa, los libros se fabricaron con mayor prontitud, consecuentemente sus costos se amortizaron y la difusión floreció. Tales condiciones favorecieron el surgimiento de otros soportes editoriales en este devenir histórico: el periódico y, más adelante, la revista.

A pesar de que se tiene noticia de que el primer periódico impreso en el mundo es la “Gazzete”, en Nuremberg, Alemania (Zapaterra, 2008)3 en 1457, no podemos considerar que ese fue el surgimiento del periódico dentro de los parámetros que conocemos hoy en día, sin embargo, cabe esta anotación sólo como un rasgo histórico. Para mayor precisión, habrá que considerar que el periódico surgió en Europa como un proceso simultáneo en diversas ciudades: la aparición de un semanario de Estrasburgo, Francia, de nombre desconocido, en 1605 fue el primer soporte editorial destinado a la información de corte noticioso en el mundo. En 1622 Nataniel Butter publicó “Weekly News”, primer periódico impreso en inglés, y en 1631 Théophraste Renaudot publicó también el primer diario oficial del mundo perteneciente al reino francés. Y finalmente en 1650 en Leipzig, Alemania surge lo que si se reconoce como el primer diario a nivel mundial.

A muy pocos años de distancia, en 1663 apareció la primera revista impresa, conocida como “Erbauliche Monaths-Unterredungen” (Discusiones Mensuales Edificantes), un espacio para la reflexión escrita de temas diversos y de interés público.

Revistas 52
Las revistas han sido desde su origen y hasta la fecha, un “mecanismo” para ofrecer al público información vigente de un amplio rango de temas.

Como tercer pedestal de este círculo fundamental del diseño editorial hallaremos precisamente a la revista, o “magazine” por su nombre en el idioma inglés. La historia del desarrollo de las revistas es muy particular, y su función muy interesante: las revistas han sido desde su origen y hasta la fecha, un “mecanismo” para ofrecer al público información vigente de un amplio rango de temas, regularmente con apariciones mensuales –entre muchas otras posibilidades de periodicidad–. El nombre “magazine” originalmente se utilizaba para denominar a los almacenes –depósitos o compartimientos– de pólvora, y en 1731, el inglés Edward Cave utilizó el término para denominar a una publicación a la que llamó “Gentleman’s Magazine” sugiriendo que era un almacén de toda la información que un caballero –de la época– necesitaba conocer.

Definición de una revista

Entendamos, por principio, a la revista como una publicación periódica –ya sea semanal, quincenal, mensual, bimestral, trimestral, semestral, etcétera–, que cuenta con ciertas fuentes de financiamiento –publicidad pagada, becas o alguna otra–, editada a lo largo de cierto tiempo y que ofrece al público lector información especializada sobre los temas que son de su interés, caracterizados por la gran especificidad de su tratamiento. Tal característica de particularidad de las revistas crea un lazo de cercanía o familiaridad con los lectores, porque crea vínculos, pertenencia e identidad, como ningún otro medio de comunicación lo puede lograr.

En términos de diseño editorial o los ingredientes

Revistas 27
El nombre “magazine” originalmente se utilizaba para denominar a los almacenes de pólvora, y en 1731, el inglés Edward Cave utilizó el término para una publicación a la que llamó “Gentleman’s Magazine”.

Para establecer convenciones o criterios aplicables a diversas piezas editoriales, este breve apartado tiene como misión identificar y examinar algunas ideas relevantes entorno al diseño editorial, entendiéndolo como la disposición de información textual y visual dentro de una superficie determinada, a través de una disposición intencionada, estratégica y planeada, para que el lector perciba de manera precisa y clara el contenido, en resumen, una estrategia de comunicación ligada estrechamente con la evolución de la escritura y con trascendencia –sin duda– histórica.

a) Elementos constructivos

Como punto de partida es necesario identificar y delimitar el espacio de trabajo (ya sea una página o bien, si es el caso, una interfaz) eligiendo las dimensiones y la orientación del soporte, cabe indicar que el mensaje quedará influido por dicha orientación.

La siguiente decisión será determinar los márgenes de una página donde, sin importar el método de obtención y dimensiones finales, quedará establecida el área de trabajo a la que llamaremos ‘columna’. Si es necesario, o si el mensaje así lo requiere, esta área puede ajustarse a otras posibilidades a través de la inclusión de divisiones verticales y horizontales que generarán columnas y campos. De tal modo tendrá lugar una construcción jerárquica con diversas posibilidades: 1) estructurar la información escrita y visual, 2) dar orden y coherencia, y 3) ofrecer flexibilidad, ritmo y consistencia.

Su función será distribuir adecuadamente las diversas clases de objetos (ya sean morfológicos, tipográficos o cromáticos) dentro del mencionado espacio. A esta estructura invisible destinada para organizar contenidos se le conoce como retícula. Es un sistema de planificación y manejo del espacio en fragmentos manejables y ofrece ubicación, escala y significación entre los elementos mencionados.

Algunas de sus características principales son: la versatilidad de ser –de acuerdo a su construcción– tanto flexible y orgánica, como rigurosa y mecánica, pero con la misión establecida de aportar claridad, eficacia, economía y continuidad a los procesos de diseño, pues facilita la valoración de los contenidos, genera ritmos y contrastes, volúmenes y vacíos con los contenidos y ello permite a la vista desplazarse en la superficie del medio editorial.

Contando con una retícula consistente se generan, a partir de ella, composiciones tanto activas como pasivas a decisión del diseñador. Y cuando se ha decidido crear una textura estática se le pueden agregar los cambios o variantes y las alteraciones que sean necesarias para enfatizar el mensaje. Una modificación de esta naturaleza será percibida como un énfasis y/o como un signo de importancia informativa. Por tanto, queda asentado que la retícula ha de servir como una estructura que ofrezca coherencia al medio, pero que nunca resulta ser una camisa de fuerza o limitante para el diseño y la comunicación.

b) Elementos de navegación

Como segunda fase de la construcción de la página o interfaz hallamos a una serie de elementos que complementan dicha arquitectura y que tienen como función principal orientar al lector-usuario en su tránsito por la pieza editorial, el espacio de ubicación estará tanto al interior como al exterior del área de trabajo previamente determinado, dichos elementos son: los folios, los reiteradores, las cornisas, las plecas (tanto filetes, como corondeles).

¿Cuáles son sus funciones? los folios han de encargarse de la numeración de las páginas, los reiteradores son los elementos gráficos o textuales que indican la sección, capítulo o segmento en la cual estamos ubicados, la cornisa, ubicada en la parte superior de la página, ofrece las secciones y la fecha, las plecas –en diversa orientación– son signos gráficos formado por una línea de grosor y calidad variable usada generalmente para separar diferentes partes de un texto y diversos contenidos

c) Elementos tipográficos

Al inicio del proceso de confección de una pieza editorial un factor a tomar en cuenta es el referente a la tipografía. Derivada de la elección tipográfica –hecha para dar personalidad propia a la publicación– se debe iniciar con el establecimiento de las jerarquías tipográficas elegidas. La consecuencia lógica es generar una ‘paleta de estilos’ correspondiente. La decisión de utilizar ciertas tipografías en ciertos puntajes, con determinada alineación, puntaje, color, y demás características –y no otras– debe enfatizar la comunicación de determinado mensaje.

En suma, podemos identificar tres dimensiones informativas que intervienen en la construcción de la página: los elementos constructivos, los elementos de navegación y los elementos tipográficos.

Colofón o el postre

Lo que realmente hace relevante a una revista –sea cual fuere su finalidad– son los cocineros y la fina selección de los ingredientes que le darán sazón a su estofado, ello le imprimirá un sabor particular y, lo más significativo, provocará un exquisito gusto en el paladar del lector quien, ávidamente, habrá de esperar el próximo banquete mediante la edición siguiente.

(Publicado el 28 de enero de 2014)

Fuentes de consulta:

  • Igüiniz, J. B. (1946). El libro, Epítome de Bibliología. México. Porrúa.
  • King, S. (2001). Diseño de revistas, Pasos para conseguir el mejor diseño. Barcelona, Gustavo Gili.
  • Leslie, J. (2000). Nuevo diseño de revistas. Barcelona, España. Gustavo Gili.
  • Zappaterra, Y. (2008). Diseño editorial de periódicos y revistas. Barcelona. Gustavo Gili.

1. Igüiniz, J. B. (1946). El libro, Epítome de Bibliología. México. Porrúa.

2. Zappaterra, Y. (2008). Diseño editorial de periódicos y revistas. Barcelona. Gustavo Gili.

3. Zappaterra, Y. (2008). Op. cit.

ir al inicio