Hasta las moscas son bellas. La metamorfosis y la multidisciplina del futuro | Revista .925 Artes y Diseño
Menu

Revista de la Facultad de Artes y Diseño plantel Taxco

cenefa-36a

Hasta las moscas son bellas. La metamorfosis y la multidisciplina del futuro

Por Edith Guadalupe Vázquez-Navarrete.–

30a-verde

Introducción

De acuerdo con los entomólogos, los insectos son el grupo de seres vivos más abundantes sobre la tierra; se estima que, aun habiendo más de un millón de especies descritas y clasificadas por los expertos, todavía hay muchas otras por descubrir, de hecho, este número asciende año con año, como si de pronto una especie de bicho que ha estado siempre ahí decidiera hacerse visible ante nuestros ojos. Existen en toda la superficie terrestre y aunque no los veamos están siempre ahí cohabitando con nosotros. Pueden fascinarnos y algunos otros provocarnos un terror incontrolable, les adjudicamos la capacidad de ser portadores de amor y buena fortuna cuando, a través de nuestra estandarización de la belleza, los vemos hermosos, pero también, somos capaces de atribuirles el poder de anunciar la muerte sólo porque arbitrariamente decidimos que son feos.

Treinta años

Hace muchos años yo no conocía a los bichos que desde hace treinta días han estado volando, revoloteando y andando a mi alrededor. No tenía ni idea de su existencia y, como ya mencioné antes, es inevitable tratarlos de acuerdo a su apariencia. Por ejemplo, a aquellas mariposas extremadamente blancas, había visto algo parecido, pero tan blancas, nunca. Unas son gigantes y otras más bien pequeñas, vuelan lento y se posan de hoja en hoja sobre diferentes árboles y plantas. Inofensivas. Es un hecho. ¿Qué podemos hacer?, el prejuicio está dado.

Hay una cosa que parece extraterrestre. Una especie de dron diminuto con alas veloces y ligeras. Capaz de detenerse en el mismo punto por segundos prolongados y mirarte fijamente. Eso parece. Con sus dos ojos amarillos, que son una suerte de esferas receptoras. Cuerpo negro y, a la luz del sol, azul magnético. Dos centímetros a lo mucho. Bello, pero inquietante. Con un sonido extremo que seguro ahuyenta enseguida a otras especies más austeras.

La mariposa verde. Ay, la mariposa verde. Un verde con tendencia al cian. Casi transparente, del tamaño de mi uña en el dedo pulgar. Cualquiera de los dos. Sin coqueteo con otros colores, pura. Pequeña, piccola, casi inmaculada. La mariposa verde.

Aquel gusano de muchas patas, que camina no tan lento, guiado por unas antenas que, en forma de rama de árbol en otoño, rodean su cabeza. Ese gusano que parece también lo que imaginamos de otro planeta y carga con mil arbustos. Negro, elegante. Un día será mariposa, me dijeron al oído. Quedé pasmada.

Libélulas. Sí que sabía de su existencia, pero nunca las había visto tan de cerca. Unos diez centímetros de largo, rápidas. No se quedan indagando qué eres, no quieren ni tu amistad ni tu cariño, mucho menos que te conviertas en su amo. Pareciera que son casi planas, cual fugitivas de un mal taller de serigrafía. Nunca serán tan lindas como su nombre.

Y de repente, detener la mirada que persigue ese vuelo y hacer una pausa para hablar de las bellas montañas de Taxco. Verdes, frondosas, curveadas. Sale entre ellas el sol rojo, gigante. Allá, a lo lejos, se asoman los volcanes: el Popocatépetl y el Iztaccíhuatl. Por las mañanas su espectáculo es de ensueño. Otras montañas del lado izquierdo, siempre rodeadas de nubes y neblina. Rojo. Por las tardes todo se tiñe de rojo y silencio.

Aparece un nuevo ser, es de un color café intenso. Cuerpo delgado, como un lápiz recién pulido. Antenas encendidas, dos pinzas duras en el trasero. Dorado en los extremos de su dorso y en sus seis patas visibles. Ojos esféricos. De ávido andar. Huye de mí. Tendrá sus razones.

Esto que cuento es apenas un porcentaje de la totalidad de bichos y bellezas que he presenciado en un mes y que me han hecho preguntarme, ¿cómo será la Facultad de Artes y Diseño de Taxco en treinta años? Es difícil saberlo con certeza, por lo pronto prefiero imaginarla como a mí me gustaría. ¿Qué soy yo para estos bichos?, me cuestiono. Nada. Seguro una cosa más porque no tienen juicio. ¿Será? No estoy segura, tendré qué consultarlo con quien se deje e irlo aprendiendo de a poco.

Indiferencia o armonía. Es difícil decidir qué es lo que siente un insecto respecto al otro. Seguro hay guerras internas e incertidumbres mortales. No he visto nada de eso en estos días. Todos conviven en el mismo entorno, como si ninguno de ellos tuviera un nombre. Tal vez no lo tienen, no lo puedo asegurar. Así me imagino la Facultad de Arte en tres décadas. Dejando de llamarse Artes y Diseño, que ya per se impone una rigurosa diferencia entre disciplinas. Un estadio en donde la definición de arte sigue siendo ambigua y entonces es mejor considerar muchos tipos de arte y además alejarlo del diseño, como si fuera la mosca del pastel y bueno, de la artesanía ni hablar.

Un espacio de convivencia inter, multi y transdisciplinario en su totalidad, en donde los términos escultor, pintor, dibujante, fotógrafo, diseñador, han desaparecido para sencillamente ser artistas y asumir el peso de tan aferrada y demandante palabra. Asumir la responsabilidad política, social y estética de la profesión. Asesores (mentores), en lugar de maestros, y estudiosos, en lugar de estudiantes. Artistas formados desarrollando conceptos y obra con artistas natos, que desde niños se llenaron las manos de barro y crearon objetos. Objetos que estarán aun más de moda en 2052 y que generarán fortunas por ventas en todo el mundo. La diferencia es que probablemente las ganancias sí serán equitativas, porque todo artista estará en el mismo rango de conocimiento. Unos dotados de historia y tradición, otros de lectura y formación en aulas. Al diablo los illuminati del arte.

La Facultad de Arte de la UNAM, Plantel Taxco, con una sola licenciatura: la licenciatura en arte, sin división de rango, clase y disciplina. Con laboratorios interdisciplinarios y una constante transmisión del conocimiento entre aquellos que saben más de una materia que de otra. Una facultad con puertas abiertas a la comunidad de artesanos de Guerrero, considerados también asesores, a pesar de no tener un título Universitario, concepto que será reconfigurado en la Facultad de Arte a finales del Siglo XXI.

Una facultad sin muros ni barreras, en donde los artistas se forman viajando, de un laboratorio a otro, de una calle a otra, de barrio en barrio, de una comunidad a otra, con el acompañamiento de todo aquel que pueda impulsar la creación y la reflexión íntegra y sensata que tienen aquellos que se han decidido por el arte como estilo de vida y modo de existencia.

La Facultad de Arte, Plantel Taxco. Símbolo de desintegración de barreras institucionales y empresa mundial de reflexión, estudio, creación, invención y venta. Porque no nos engañemos, el arte sí vende. Sólo que hasta ahora en la Facultad de Artes y Diseño de la UNAM no hay materias que enseñen al artista a vivir de sus creaciones y entonces así se van los días, exponiendo sin saber ponerle precio a la obra; enseñando sin escuchar las intermitencias de las nuevas generaciones, emprendiendo en otros rubros y dejando a un lado lo que en algún momento dio forma a los sueños.

Una mosca, otra. La mosca, tan típicamente asquerosa y molesta. Esa que sí se puede matar porque resulta repugnante. Se detienen dos en mi ventana y caminan lento hacia el efímero rayo de sol que aún se asoma esta tarde. Hoy, con ese verde, azul y algo de naranja entre sus alas, sí que resultan bellas. Taxco. Facultad de Artes y Diseño. Artistas. Diseñadores. Todas. Todos. ¿Somos todavía una especie de bicho que espera ser descubierta? ¿Estamos en proceso de metamorfosis? ¿Qué seremos en treinta años? 

[Publicado el 18 de noviembre de 2022]
[.925 Artes y Diseño, Año 9, edición 36]

Doctora en Artes y Diseño, con una estancia posdoctoral en la FAD, donde profudizó en el estudio de las leyes físicas de la luz y el diseño de imágenes con sistemas ópticos, para su aplicación en piezas inmersivas y lumínicas. Ha hecho estancias de investigación en México, Berlín, París, Italia y Colombia. Ponente en congresos nacionales e internacionales. Autora de artículos científicos. Conformó el grupo de investigación Arte, Luz y Tecnología; imparte la asignatura del mismo nombre en Posgrado de la FAD. Actualmente Coordinadora de licenciatura e investigación en arte y diseño, FAD, Taxco.

ir al inicio