Propuestas para superar la crisis en el mercado post-Covid-19: el caso de la industria platera de Taxco | Revista .925 Artes y Diseño

Revista de la Facultad de Artes y Diseño plantel Taxco

cenefa-seminario

Propuestas para superar la crisis en el mercado post-Covid-19: el caso de la industria platera de Taxco

Por Gobi Stromberg.–

Sobre la situación crítica que vive Taxco en el contexto de la pandemia del Covid-19[1], hay que señalar de entrada que, si bien es grave, históricamente no es la primera crisis por la que atraviesa esta ciudad. Además de las variaciones producidas por las fluctuantes cotizaciones internacionales de la plata, los temas de impuestos y reglamentos federales e internacionales, muchas situaciones han impactado con periodicidad frecuente a la industria platera. Esto, amén de la fuerte competencia nacional e internacional.

Debido a que la industria platera inició su auge en los años treinta y cuarenta, podemos aprender algunas lecciones de aquellos inicios. Hoy día, están presentes algunos plateros, o familiares de ellos, quienes conocieron las circunstancias de aquel entonces, y de cómo los pioneros de la época fueron implementando las estrategias y los mecanismos a través de los cuales se forjó la industria platera. Esta labor, asumida con empeño, llevó a la industria platera de Taxco no sólo a su consolidación, sino a la supremacía mundial en su ramo. Este gran éxito se logró con base en una serie de acciones y factores, forjado inicialmente con base en el diseño novedoso y único, por la insuperable calidad y maestría técnica. Fue en este renglón que surge su proyección internacional, como lugar de origen de lo que sería la joyería y orfebrería moderna.

Tomando en cuenta las circunstancias que dieron lugar al súbito auge de la industria, ofrezco algunas reflexiones y propuestas pertinentes a la problemática que se presenta en la actualidad. En la investigación realizada para mi tesis doctoral, entre 1972 y 1974 –y en otras posteriores para libros y proyectos– en la que entrevisté a más de cien plateros y un sinfín de empresarios y gestores, resaltan algunos elementos que considero pertinentes para la búsqueda de respuestas ante la problemática platera de hoy.

También revisaremos algunas de las acciones ciudadanas y avances alcanzados en la recuperación de los grandes logros de antaño que posibilitan el regreso de la industria platera a su lugar indiscutible, como Silver Center of the World, tomando en consideración la amplia gestión comunitaria, a muchos niveles, a través de sus Ferias Nacionales y, últimamente, por medio de su ambicioso Proyecto del Museo Nacional de la Platería en Taxco.

Entre las estrategias de las que se valieron los pioneros de la industria platera en las décadas de 1930 y 1940, destaca la forma en que les fue inculcada una gama de conocimientos a los jóvenes del primer taller, “Las Delicias”[2], fundado por el norteamericano, William Spratling. Desde el inicio, fueron adiestrados por sus notables maestros joyeros provenientes de Iguala e incitados a esmerarse en las técnicas de los metales en las que posteriormente serían los autores de nuevas técnicas, antes no conocidas. Los jóvenes aprendices fueron inspirados por Spratling[3] para proseguir en el camino de la superación, en cuanto al terreno del diseño y a la dimensión estética de sus obras.

Es bien sabido que uno de los elementos clave, decisivo para que se diera el auge y el rápido ascenso de la platería de Taxco en los mercados del mundo, está relacionado con el acercamiento de los plateros al arte y al diseño.
Es bien sabido que uno de los elementos clave, decisivo para que se diera el auge y el rápido ascenso de la platería de Taxco en los mercados del mundo, está relacionado con el acercamiento de los plateros al arte y al diseño.

Es bien sabido que uno de los elementos clave, decisivo para que se diera el auge y el rápido ascenso de la platería de Taxco en los mercados del mundo, está relacionado con el acercamiento de los plateros al arte y al diseño. Los jóvenes plateros conocieron a los artistas de vanguardia de su época, siendo que muchos estuvieron en Taxco, incluyendo a varios de los grandes artistas mexicanos, como David Alfaro Siqueiros[4] y Diego Rivera[5], además de artistas de otros países, y un sinfín de escritores, actores, cineastas y celebridades del mundo del arte de la época. El platero taxqueño y diseñador, Antonio Pineda, contaba que, de niño, él acompañaba al Maestro Siqueiros cuando salía al campo a pintar, ayudándolo a cargar sus pinturas. No sorprende que los cánones del arte moderno que se estaba forjando en aquellos años, hayan influido en las líneas de diseño tan notables que llegaron a caracterizar la obra platera de Taxco. Spratling apoyaba el ímpetu creativo en sus jóvenes discípulos, premiando a los ganadores de los concursos efectuados en su taller –como lo es el caso de Justo “Coco” Castillo–, y les presentaba a los artistas y celebridades quienes llegaban de todas partes a visitarlo. Se puede pensar que, a raíz del acercamiento e intercambio con los artistas, los jóvenes plateros se familiarizaban con el lenguaje del arte moderno y lo incorporaban dentro de su propio proceso creativo. Y también se puede decir que cuando comenzaron a incorporar los novedosos elementos del arte moderno mexicano en su obra, sus diseños impactaron en los mercados internacionales.

Evidentemente influyeron también de manera importante algunos otros aspectos de la producción, para dar lugar al rápido ascenso que tuvo la joyería taxqueña. Entre ellos están:

  • La administración. Desde el inicio, los plateros aprendieron sobre cómo operar y administrar un taller, con todo lo que ello implica. Cuando salieron del taller “Las Delicias” a montar sus propios talleres, varios de los jóvenes ya tenían una habilidad administrativa en cuanto a producción y ventas. Esto, aunado a la extraordinaria calidad de producción que conllevó a que se llegaran a exportar toneladas de joyería y orfebrería ¡semanalmente!
  • Difusión y ventas. Aunadas a las de la producción, las habilidades relacionadas con la proyección de imagen, incluyendo la búsqueda y el manejo de contactos; la promoción; la realización de eventos y viajes; la contratación de agentes de relaciones públicas; el acercamiento a los medios; la contratación de publicidad, entre otras, fueron claves para que se llegara a establecer el amplísimo campo de ventas. Además, a través de su actividad de promoción, los talleres taxqueños llegaron a vender en las tiendas de mayor prestigio del mundo, como Tiffany’s[6], Cartier[7], Neiman Marcus[8], entre muchos otras. Esto, también, a raíz de que concursaban en las ferias internacionales de diseño, como las de Bruselas y Milán. Asimismo, se exhibía la platería de Taxco en museos, como el MoMA[9] de Nueva York.
  • Los talleres y plateros taxqueños aprendieron a llevar sus relaciones públicas, recibiendo a los extranjeros y coleccionistas en sus talleres, a la manera de networking[10], se crearon redes de contactos con los medios y con sus prospectivos clientes.
  • El acercamiento que tuvieron con los artistas es importante por dos razones: además de entrar en los caminos del diseño y aumentar su visión estética, que fue el alimento para el diseño en plata, se generaron espacios que difundían este tipo de arte en los museos y galerías (mismas que ahora se están abriendo a otras vertientes del arte, como la de joyería). La apertura de un espacio para la proyección de la platería ocurre en los años 50, cuando Rene d’Harnoncourt,[11] montó una exposición en el Museo de Arte Moderno en Nueva York.
Para que Taxco pueda lograr una recuperación en los niveles de ventas para alcanzar, cuando menos, el nivel que tuvo en los últimos años, debe sortearse la vía de la producción en serie que cada vez más se vuelve más riesgosa, no sólo por lo que llaman la “malbaratada,” sino porque ahora se ha exacerbado la competencia en la producción masiva e industrial y la del Oriente.
Para que Taxco pueda lograr una recuperación en los niveles de ventas para alcanzar, cuando menos, el nivel que tuvo en los últimos años, debe sortearse la vía de la producción en serie que cada vez más se vuelve más riesgosa, no sólo por lo que llaman la “malbaratada,” sino porque ahora se ha exacerbado la competencia en la producción masiva e industrial y la del Oriente.

Cabe precisar que esta producción y proyección internacional surgió y continuó por cuenta propia, sin ningún tipo de apoyo. Aparte de los apoyos de algunos actores del gobierno en el renglón de museos y de las ferias internacionales de diseño, el rol del Gobierno Federal parece haber obedecido a sus intereses propios más que al apoyo a los productores. Por ejemplo, está el caso del impuesto del 50% sobre las exportaciones que el Gobierno impuso, cifra aún más elevada que la del impuesto a la importación del Gobierno de los Estados Unidos, del 37%. Esto, además de los impuestos sobre el ingreso a los talleres. Pero tal vez el golpe más duro fue el sufrido por la imposición de manera repentina y arbitraria de los pagos al Seguro Social, que conllevó al inicio de la actividad sindical. Todo esto, aunado a la competencia por el codiciado mercado, contribuyó para que se diera la entrada a los coyotes[12]. Motivados por ventas grandes y masivas, los coyotes compraban la platería por peso y sin mostrar interés por la calidad o el diseño, inclusive fomentaron el copiado y el “malbaratamiento” de la obra. Estos comerciantes independientes, sin obligaciones fiscales ni laborales, llegaron a acabar con la producción de los talleres grandes y medianos, hasta quebrarlos. A raíz de sus prácticas comerciales, sin considerar la calidad o el diseño, surgió una especie de crisis qué constituyó un giro definitivo dentro de la industria, a partir de los años 60, cuando los talleres y los plateros mismos perdían el control sobre su producción y se sujetaban a las condiciones que imponían los comerciantes. Al decaer la calidad de la producción y al encontrarse en manos de los comerciantes (muchos de ellos foráneos), el platero perdía “el puntero”, como le decían, y se convertía en un fabricante en serie de platería barata al servicio de los coyotes.

La pérdida de control sobre los términos de producción y venta vino en detrimento de los plateros, los talleres y la industria entera. De esta manera, el fundamento del diseño y la calidad en su ejecución, base del renombre mundial de la platería taxqueña, se convirtió en su talón de Aquiles.

Entre los elementos significativos y extraordinarios que Taxco tiene a su favor está el de su gran fama mundial, misma que se ha forjado a través de su obra única y su difusión a través de museos, galerías, ferias comerciales y concursos internacionales de diseño.
Entre los elementos significativos y extraordinarios que Taxco tiene a su favor está el de su gran fama mundial, misma que se ha forjado a través de su obra única y su difusión a través de museos, galerías, ferias comerciales y concursos internacionales de diseño.

Para que Taxco pueda lograr una recuperación en los niveles de ventas –si bien no en los mismos conseguidos entre los años 50 y 80– para alcanzar, cuando menos, el nivel que tuvo en los últimos años, debe sortearse la vía de la producción en serie que cada vez más se vuelve más riesgosa, no sólo por lo que llaman la “malbaratada,” sino porque ahora se ha exacerbado la competencia en la producción masiva e industrial y la del Oriente.

En el intento de la recuperación ante los desplomes acaecidos por los quiebres en las exportaciones y en los mercados mundiales, una cuestión central gira en torno a cómo capitalizar la fama de Taxco, que aun persiste, de centro joyero mundial. La otra radica en la gama de posibilidades que el acercamiento o vínculo con el mundo de arte le ofrece a Taxco; a partir de la utilización de sus fuertes y múltiples canales de difusión para la promoción y venta, pero que también estimulen la revaloración de su obra platera y joyera. Esto, en conjunción con la obtención de nuevos mercados, no sólo de los más exclusivos, sino los que se incluyen dentro de los trend setters.

La solidaridad comunitaria ha sido desde los inicios una cualidad sobresaliente de la comunidad de Taxco. Los plateros, ya sea que pertenecieran a los talleres grandes, medianos o pequeños, colaboraban a muchos niveles, a pesar de la competencia que seguramente hubo cuando estaban de por medio fuertes cantidades de dinero y clientes importantes. Se tenía presente el bien de la comunidad y se apoyaban las propuestas comunitarias. Como testimonio del espíritu cívico, la comunidad participa activamente en celebraciones comunitarias, tales como: la Feria Nacional de la Plata, el Día del Platero, las Jornadas Alarconianas, y a través de innumerables asociaciones civiles, también existen y aportan –incluyendo a Unidos por Taxco–, el Consejo Regulador de la Plata, la Sociedad de Amigos del Museo de la Platería en Taxco, el Comité de Pueblos Mágicos, entre muchos otros.

Entre los elementos significativos y extraordinarios que Taxco tiene a su favor está el de su gran fama mundial, misma que se ha forjado a través de su obra única y su difusión a través de museos, galerías, ferias comerciales y concursos internacionales de diseño, llegando a ser reconocido como la Silver City of the World. Además, su encanto arquitectónico colonial es de gran atractivo visual y turístico. Con esto, pareciera ser que la creación de un museo que albergue la historia del desarrollo de su obra platera y de su difusión por el mundo del diseño sería el paso obvio que seguir. Además, el mundo de los museos representa uno de los nexos claves para el acercamiento y al desarrollo de todo lo referente al arte.

El Proyecto del Museo Nacional de la Platería en Taxco

A partir de la intención de construir una estrategia de restauración y de recuperación, la formulación tendría que construirse sobre lo ganado y aprendido, sobre lo existente y lo logrado, en todos los renglones de la producción platera. Ciertamente, fue desde esta óptica desde la que se planteó la formación del Proyecto del Museo Nacional de la Platería en Taxco, que parte de la plataforma de la fama mundial de la industria platera de Taxco.

El proyecto del Museo va más allá de la creación de un atractivo turístico para Taxco, en general, dirige su enfoque hacia la historia de la platería taxqueña, es decir, hacia los mismos plateros y taxqueños. Además, pretende ofrecer información que permita una mayor valoración de la obra platera de Taxco para el turismo, la intención también está centrada en fomentar mayor interés e inquietud entre las nuevas generaciones de plateros en cuanto a sus posibilidades de proyección, así como en sensibilizar sobre la experimentación en el diseño y el arte. Se espera que, con base en la labor del Museo, también se fomenten acciones encaminadas en la protección del diseño, a través de su registro y de la prohibición del copiado y “malbaratada”, como le llaman los taxqueños.

El mundo del arte contemporáneo se presenta de interés especial para los plateros, no tanto por las grandes fortunas que han generado, a partir de sus ventas, los promotores y empresarios, sino porque ha llegado a ocupar un lugar central en el mundo de hoy, con mucha visibilidad. Además, ahora se han expandido notablemente los canales de difusión y de venta. En la actualidad el arte contemporáneo de México mantiene un lugar importante, al mismo tiempo, estamos viendo un acercamiento de los artistas contemporáneos hacia las artes y los artistas tradicionales y creadores artesanales. Para la juventud platera estas opciones de colaboraciones y experimentación con nuevos formatos podría abrir nuevos horizontes estéticos. Mientras que el Museo puede funcionar como eje para la experimentación en diseño y acercamiento al arte, puede al mismo tiempo ser un gran escaparate único y prestigioso para la obra artística y artesanal.

La concurrencia de los plateros a las esferas del arte se ofrece como uno de los mecanismos para conectarse con los artistas plásticos, habría que tomar en cuenta que además de los atractivos de la ciudad colonial, se cuenta con la gran hospitalidad de los taxqueños, lo que la hace un lugar único para realizar intercambios, foros, proyectos de arte, reuniones de toda índole, inclusive de tipo empresarial. Sin tener que desplazarse, es un lugar ideal para forjar relaciones de colaboraciones en todo lo referente al arte. Sobra decir que la propuesta del acercamiento e identificación con el mundo del arte no pretende beneficiar a unos cuantos plateros talentosos o a los que puedan contratar a diseñadores. La premisa es que, al recuperar la valoración y renombre de Taxco a partir del diseño y calidad de manufactura, toda la industria se verá beneficiada. De esta manera, la obra, inclusive la producida para el tianguis y para las ventas al mayoreo, obtienen una valoración más alta y un mercado más ávido.

Este ha sido el caso con el proyecto del Ciclo de Conferencias de la Sociedad de Amigos del Museo Nacional de la Platería, un programa de foros en torno a la problemática platera de Taxco. En primer lugar, a quienes se invitó a apoyar en los encuentros con la temática de buscar soluciones y de plantear opciones y salidas para la situación que le acaecía a Taxco, no hubo quien se rehusara a llegar a trabajar sobre la problemática. Más allá de la gran voluntad y compromiso de los académicos, artistas, empresarios y funcionarios a quienes se convidó, y de sus idóneas sugerencias y propuestas, de los resultados –no esperados– surgieron los proyectos y la difusión de la obra de Taxco. Por ejemplo, al haber invitado a figuras como Cándida Fernández Baños, Directora de Fomento Cultural Banamex, tuvimos la experiencia, los taxqueños y los investigadores, de haber colaborado con ella y con su destacado equipo curatorial, y con Ana Elena Mallet y Juan Coronel Rivera, en el magno proyecto de exposición y libro/catalogo (bilingüe), Artificios, Diseño y Plata en México 1880–2012[13].

Además, resultó que otro de los participantes del Ciclo, el director del Museo Amparo[14] en Puebla, Ramiro Martínez, ofreció las instalaciones del gran museo a su cargo para la itinerancia de dicha exhibición, donde tuvo mucho éxito. Otros colaboradores invitados por la Sociedad de Amigos del Proyecto del Museo Nacional de la Platería en Taxco a participar en su Ciclo de Conferencias han gestionado exposiciones de platería taxqueña y eventos en sus instituciones, como lo ha hecho el Lic. Rodolfo Candelas, en el Museo Cuauhnáhuac, Palacio de Cortés[15]; el Arq. José Valtierra, en el Museo Morelense de Arte Popular; y la Mtra. Helena González, en el Centro Cultural Jardín Borda[16], en Cuernavaca.

Al invitar a fuereños a colaborar en el foro del Ciclo, en el que unas 50 personas viajaron a Taxco a compartir sus perspectivas y apoyo, aprendimos que, desde este espacio, surge el ímpetu para realizar acciones que resultan ser favorables para Taxco. Tal vez lo que faltó, para haber podido aprovechar aún más este gran esfuerzo, fue darle continuidad y planeación estratégica a todo lo que surgió y se planteó durante el Ciclo. Sobre todo, quedó pendiente la labor de buscar la creación de un equipo permanente que le hubiera podido dar seguimiento a las propuestas más viables que estuvieron surgiendo durante el Ciclo.

Cierto es que lograr poner en operación propuestas y ofrecimientos, por idóneas que sean, requiere de bastante trabajo, de conocimientos operativos, de seguimiento y de apoyos. Todo esto se puede lograr, cuando se construye sobre los recursos existentes, y, sobre todo, cuando se le da continuidad a las actividades y trabajos ya emprendidos. Cierto es que Taxco tiene a su alcance la voluntad y la disposición de los conocimientos, contactos y propuestas de un sinfín de personas, sólo habría que encontrar la manera de dirigir este trabajo y de hacer operativas las propuestas viables y fructíferas.

Esta labor implica tanto la confluencia de los jóvenes plateros en los centros de arte, como en programas de educación y de formación artística, comenzando con el programa en Taxco, tan logrado e importante, de la FAD-UNAM, Campus Taxco[17]. Desde este lugar, el acceso a otros programas de formación artística del país, e inclusive del exterior, se vuelven más accesibles. Sobra decir que un poco de apoyo por parte del gobierno a través de sus programas de cultura serían importantes.

El quehacer de dicho equipo iría desde la definición de su quehacer y su alcance, que pudiera ser el de generar el plan operativo para una amplia gama de difusión (a través de canales culturales, como museos y galerías –físicas y virtuales–, inclusive en los foros nacionales e internacionales de diseño (como el del ZONA MACO[18] en México), a la vez de promover los espacios del networking/contacto y la venta de la producción de platería de Taxco. Con un plan de trabajo, dicho equipo podría buscar fondos con varias instancias gubernamentales, tanto para cubrir los gastos fijos, como los derivados de proyectos específicos, como exposiciones, expo-ventas y el desarrollo exponencial de sitios virtuales.

La concurrencia de los plateros a las esferas del arte se ofrece como uno de los mecanismos para conectarse con los artistas plásticos, habría que tomar en cuenta que además de los atractivos de la ciudad colonial, se cuenta con la gran hospitalidad de los taxqueños, lo que la hace un lugar único para realizar intercambios, foros, proyectos de arte, reuniones de toda índole, inclusive de tipo empresarial.
La concurrencia de los plateros a las esferas del arte se ofrece como uno de los mecanismos para conectarse con los artistas plásticos, habría que tomar en cuenta que además de los atractivos de la ciudad colonial, se cuenta con la gran hospitalidad de los taxqueños, lo que la hace un lugar único para realizar intercambios, foros, proyectos de arte, reuniones de toda índole, inclusive de tipo empresarial.

Una vez establecido su quehacer se gestionaría con instituciones e individuos para obtener fondos y promover la ampliación y reconocimiento de los programas de educación artística y de diseño para los plateros, gestionar la presencia de la obra platera en eventos culturales y virtuales y proporcionar información y contacto con los foros comerciales. El presente foro, organizado por la FAD-UNAM es muestra de lo que se puede lograr con la gestoría cultural.

Entre las actividades de dicho equipo estaría la elaboración de los planes estratégicos, la definición de acciones a considerar; la creación de materiales para realizar un buen programa de outreach[19]; de difusión y comercialización. Por ejemplo: registros fotográficos y documentales; Investigación y elaboración de libros y documentales sobre Taxco; organización de foros con la participación de documentalistas, fotógrafos e investigadores; con la finalidad de promover la imagen contemporánea de la industria de la platería de Taxco; desarrollo de medios virtuales, para difundir el arte y la comercialización de la obra platera, etc. etc. En la época post-Covid19, los medios de comunicación y el internet serán los principales canales para la difusión y la elaboración de proyectos y para su implementación, valerse de ellos, con amplia información y bien diseñada, será fundamental.

En cuanto a la labor de gestión, la búsqueda de apoyos gubernamentales para la creación del Museo será primordial. Hoy en día, en todos los acercamientos con el gobierno Municipal, se ha contado con respuestas sumamente positivas a todos niveles. La respuesta del gobierno Estatal ha sido muy favorable con tres gobernadores y, a nivel federal, se mostró la disposición absoluta desde la Secretaria de Cultura en la administración de Rafael Tovar y de Teresa.

En lo que concierne a la gestión de exposiciones, ante la propuesta de exhibir la platería de Taxco, la respuesta suele ser sumamente favorable por parte de los museos. Además de las exposiciones como Artificios, a través de Fomento Cultural Banamex, hay mucho que hacer en torno al interés latente en el exterior del país, como se evidenció con algunas exposiciones, como la de Silver Seduction, the art of Mexican Modernist Antonio Pineda, en el Museo Fowler, con el involucramiento de la Universidad de California y la Cancillería de México, a través del Consulado en Los Ángeles, y la exposición, Platería Mexicana de Taxco en el Sterckshof Museum, en Amberes. Al ponerles más atención a las oportunidades que presenta cada exposición, no sólo de difusión, sino sobre aspectos comerciales y de networking se pueden generar beneficios concretos para los creadores.

Los equipos o comités de coordinadores pueden constituirse con miembros de todas las instituciones y con elementos dentro e incluso fuera de Taxco y tanto con sectores artísticos, como empresariales y comerciales, creando así un frente amplio de aliados, como un sistema de network amplio.

Por todo lo mencionado, resulta fundamental generar una movilización local y fuerte, con base en los elementos y recursos ya existentes, y en seguimiento a las acciones y a la asesoría ya emprendidas. De tal forma, se puede evitar el riesgo de perder un patrimonio único que fuera reconocido, inclusive, como patrimonio de la humanidad. 

(Publicado el 8 de febrero de 2021)


[1]La COVID-19 es la enfermedad causada por el nuevo coronavirus conocido como SARS-CoV-2. La OMS tuvo noticia por primera vez de la existencia de este nuevo virus el 31 de diciembre de 2019, al ser informada de un grupo de casos de “neumonía vírica” que se habían declarado en Wuhan, República Popular China.

[2] Taller de platería que instaló William Spratling en la calle de las Delicias, en Taxco, junto con la asesoría y apoyo de los maestros plateros Artemio Navarrete, Alfonso Mondragón y Wenceslao Herrera en 1931.

[3] William Spratling (Sonyea, NY, 1900 – Taxco de Alarcón, 1967). Arquitecto, diseñador y empresario platero norteamericano.

[4] José David de Jesús Alfaro Siqueiros(Ciudad Camargo, 1896 – Cuernavaca, 1974). Pintor muralista mexicano.

[5] Diego Rivera (Guanajuato, 1886 – Ciudad de México, 1957). Pintor muralista mexicano.

[6] https://www.tiffany.com.mx/

[7] https://www.cartier.mx/

[8] https://www.neimanmarcus.com/en-mx/

[9] https://www.moma.org/ Museo de Arte Moderno

[10] El networking es una estrategia laboral que consiste en crear una red de contactos profesionales con personas que tienen intereses similares. Esta estrategia permite crear sinergias y oportunidades laborales o de negocio con personas que tienen aspiraciones similares a las propias.

[11] René d’Harnoncourt (Viena, 1901 – Long Island, 1968). Curador de arte nortemaericano, director del Museo de Arte Moderno de Nueva York, de 1949 a 1967.

[12] Dícese de aquellos intermediarios o gestores en algún trámite o negocio turbio.

[13]   Artificios. Plata y Diseño en México. 1880-2012, fue una exposición organizada por El Banco Nacional de México a través de Fomento Cultural Banamex, A. C. y con la colaboración de Grupo BAL, Fundación Roberto Hernández Ramírez, A. C., Industrias Peñoles, Fresnillo, El Palacio de Hierro, El Museo Amparo y Tane. El propósito de la muestra fue presentar al público un recorrido histórico y cultural del desarrollo artístico de la orfebrería mexicana realizada en plata. Los curadores convinieron en iniciar esta muestra desde las últimas décadas del siglo XIX, debido a que en este período se concretaron una serie de estilos que respondían a una estética nacionalista –como era la convención de la época–, a través de los cuales se desarrolló una visión innovadora dentro de la estética metalúrgica que llevó al diseño mexicano a posicionarse a nivel internacional.

[14] https://museoamparo.com/

[15] https://www.inah.gob.mx/red-de-museos/249-museo-regional-cuauhnahuac-palacio-de-cortes

[16] https://www.cultura.gob.mx/estados/turismo-cultural-detalle.php?id=66898#.YAZCZJNKiHo

[17] http://www.fad.taxco.unam.mx/

[18] https://zsonamaco.com/es

[19] Se dice de un esfuerzo para brindar servicios o información a las personas que viven o permanecen en sitio.

Doctora en Filosofía por la Universidad de California Berkeley. Sus trabajos en antropología en las áreas del arte de han realizado a través de instituciones como la UNAM, la ENAH, el Instituto Nacional Indigenista y el Museo Nacional de Culturas Populares. Fue miembro fundadora y subdirectora del Mexican Cultural Institute de Nueva York en 1988. Ha impartido clases y conferencias en diversas universidades y museos de México y Estados Unidos. En la actualidad colabora en el proyecto Museo Nacional de la Plata en Taxco Guerero y en el Centro de Textiles del Mundo Maya en San Cristobal de las Casas, Chiapas. Es fundadora de la A. C. Tonaltzintli/UAEM.

ir al inicio